El Urbano tiene que entender que el Agro es mucho más que Abastecedor de Alimentos

El modelo de producción del siglo XX entró en crisis y un nuevo paradigma se encuentra en vigencia. Por qué el campo es la solución al impacto negativo del petróleo y los plásticos.

Si bien es cierto que el Agro aún conserva la impronta de nuestros padres y abuelos, también es cierto que existe un nuevo modelo de producción que puja por imponerse. Dicho fenómeno tiene que ver con un cambio de paradigma que todavía está en curso, en donde la tecnología juega un rol preponderante.

Aclarado este punto, creemos que llegó el momento de explicarles a todos que el campo es mucho más que un proveedor de alimentos a gran escala. A decir verdad, el sector agropecuario logró convertirse en un motor muy importante en la economía global, no sólo por su producción agroalimentaria sino también por sus aportes en términos de sustentabilidad.

LA CRISIS DEL MODELO FORDISTA

Durante el siglo pasado, predominó un modelo cuyo eje era la producción en serie y a gran escala. Bajo este paradigma, las grandes empresas automotrices tenían el monopolio de la tecnología, junto a la industria petroquímica y el mundo de los plásticos. Dentro de ese contexto, el Agro quedaba relegado a un segundo plano y de alguna manera se limitaba a abastecer de alimento barato a las grandes masas urbanas y asalariadas.

CAMBIO DE PARADIGMA: LA REVOLUCIÓN DE LA BIOTECNOLOGÍA Y LOS BIOCOMBUSTIBLES

En las últimas décadas, la escasez del petróleo, su impacto ambiental y su altísimo costo impulsaron a la industria energética a buscar fuentes alternativas de aprovisionamiento, a partir del uso de materiales orgánicos. Asimismo, la electrónica y la tecnología empezaron a invadir la vida cotidiana, productiva y biológica.

Ahora bien, ¿cuáles son los cambios que experimenta el Agro dentro de este nuevo esquema? ¿Qué rol juega hoy por hoy? Claramente, se evidencia un salto conceptual y estructural que merece ser analizado. Hablando en criollo, el maíz que producimos en Jesús María y todo el norte de Córdoba no sólo tiene que ver con la polenta que hacen nuestras abuelas, sino que también está directamente ligado a productos más sofisticados como los biocombustibles y los bioplásticos.

Citando al reconocido economista Roberto Bisang, el Agro se ha vuelto una fuente de materia prima, que va mucho más de la provisión de alimentos a nivel mundial. En ese sentido, irrumpen nuevas demandas, en donde la mano industrial es lo que vale.

Ya no se trata de ofrecer trigo o maíz a granel, sino de vender productos y subproductos más elaborados. Claro que hoy, el que tiene un auto, se encuentra con que carga nafta y no sabe que hay un porcentaje del orden del 13,/15% de biocombustibles que provienen de la caña de azúcar y del  maíz. Lamentablemente desde lo urbano todavía no logramos visualizar ese fenómeno industrial.

 

  • Calle Tucumán 255, Jesús María, CP 5220, (X5220BBE)

  • Cel: (03525) 155 06160
    Fijo: (03525) 421241
    (03525) 420416

ENLACES ÚTILES