Bioeconomía: cuando lo Agrario deja de ser estrictamente Alimento, para convertirse en Energía Dominable y Materia Prima Industrial

El costo que implica trasladar la producción al puerto resulta cada vez más elevado. Ahora bien, ¿por qué en lugar de seguir gastando en flete no apuntamos a la transformación en origen de nuestras materias primas? 

En un mundo donde el cuidado ambiental es cada vez más importante, el viejo concepto de “agro” empieza a caducar. A decir verdad, hoy hablamos de “producciones biológicas sustentables” cuando nos referimos al “agro”. Producciones biológicas que bien pueden ser la base de múltiples industrializaciones.

Siguiendo esa línea de pensamiento, lo agrario deja de ser estrictamente alimento, para empezar a ser también energía dominable y materia prima industrial. En ese sentido, ya no existe la “ruralidad” por si misma y en su lugar irrumpe una “ruralidad industrializada”. El productor agropecuario deja ser solamente productor, para convertirse también en empresario industrial.

Frente a este contexto, es una realidad que bioeconomía se afianza como paradigma y como una eventual solución a los problemas ambientales causados por la industria de los plásticos y del petróleo. En otras palabras, el calentamiento global habilita a repensar nuevas fuentes de energía, que derivan del agro en gran parte.

Ahora bien, ¿estos nuevos derivados ponen en jaque el mundo de los alimentos? Definitivamente no. De hecho, en la mayoría de los casos, cuando le sumamos un nuevo uso a una materia prima, lo que estamos haciendo es aportar una solución y no un problema.

EL CASO DEL MAÍZ

Según los especialistas, la bioeconomía es el modelo de captura de energía libre reconvertida en biomasa, la cual puede industrializarse y recircular en un lapso compatible con la escala temporal humana. ¿Muy académica la definición? Pues bien. Veamos cómo se aplicaría en el caso del maíz.

Hoy por hoy, el grano puede convertirse no sólo en alimento, sino también en material biológico industrializado. A través de un proceso genético de fitomejoramiento de las semillas, el maíz puede derivar en proteína animal, bioenergías y biomateriales e incluso pueden aprovecharse los desechos biológicos y transformarlos en biogás.

Por eso mismo, es importante que nuestra región apueste de lleno a la generación de complejos agroindustriales integrados y sustentables, que escapen a la tendencia de la ganancia a corto plazo y aspiren hacia una sustentabilidad económica a mediano y largo plazo, compatible con las necesidades ambientales.

En lugar de seguir pagando un altísimo costo por el flete y llevar la producción al puerto, llegó el momento de invertir en la industrialización en origen de estas materias primas. ¡Atención! No es para menos: hoy por hoy, el 40% del valor agregado industrial deriva del sector agropecuario.

  • Calle Tucumán 255, Jesús María, CP 5220, (X5220BBE)

  • Cel: (03525) 155 06160
    Fijo: (03525) 421241
    (03525) 420416

ENLACES ÚTILES