CONTROL DEL FUEGO CON MANEJO DEL PASTOREO

0
374

Bajo la tutela de un socio de la SRJM, una escuela de la zona fue premiada a nivel nacional por un proyecto que propone reducir el riesgo de incendios a partir de estrategias de manejo del pastoreo.

La “Reserva Natural de la Defensa Ascochinga” está ubicada en Sierras Chicas, en la localidad de La Granja, a 60 kilómetros de Córdoba Capital. Su superficie total es de 3.389 hectáreas y el riesgo de incendios es su principal amenaza, poniendo en riesgo el futuro de esta área protegida.

Teniendo en cuenta esta problemática, el IPEA Nº 233 Agustín Tosco de La Granja (departamento Colón) ideó un proyecto, que contempla estrategias de manejo del pastoreo del ganado que habita en la reserva, para prevenir el avance del fuego y favorecer a la conservación del sotobosque. Los alumnos presentaron la iniciativa en la última edición del concurso nacional “Suelos de mi País”, organizado por el Movimiento CREA y el INTA (entre otras instituciones), en donde obtuvo el primer premio.

Bajo la tutela del socio de SRJM, Gustavo Grión, el proyecto fue distinguido por su aporte a la prevención del fuego. “El proyecto interesó mucho al director de Parques Nacionales y al brigadier a cargo de la reserva. La escuela tomó como modelo el trabajo que venimos haciendo con la empresa Marraco en Pueblo Estancia La Paz, en donde nuestras terneras prestan servicios ecosistémicos, pastoreando los perímetros, a fin de reducir los riesgos de incendios”, destacó a SRJM el Ing. Gustavo Grión, miembro CREA y referente en ganadería regenerativa.

“ESTRATEGIAS DE MANEJO DEL PASTOREO PARA LA CONSERVACIÓN DE LA RESERVA NATURAL DE LA DEFENSA”

“Se nos ocurrió esta temática por la necesidad de controlar y apaciguar los incendios forestales, que tanto afectan a nuestras Sierras Chicas. Nos centramos en la Reserva de la Defensa ya que está en un punto estratégico, el cual delimita con las localidades de La Cumbre, Cruz Grande y Los Cocos. Si se llegara a provocar un incendio en esta zona, existe la gran posibilidad de que no se pueda controlar, ya que no hay caminos internos para combatirlo y al ser un cordón montañoso, es muy difícil acceder”, explicaron los alumnos  Jaime Banuera, Violeta Dellepiane, Aylén Machado y José Canessa.

Al momento del relevamiento, los chicos del IPEA Nº 233 contabilizaron 1.264 cabezas pastoreando en la Reserva. Luego de evaluar el estado de las pasturas naturales en zonas subpastoreadas y sobrepastoreadas, propusieron alternativas de manejo a los administradores del parque, a modo de reducir el material combustible. 

Para mejorar el estado de las pasturas naturales y reducir la materia seca, se planteó pastorear a fines de verano con alta carga y en poco tiempo en zonas llanas, mientras que en sectores más empinados, se sugirió pastorear con baja carga y durante más tiempo.

CONTROL DE INCENDIOS MEDIANTE PASTOREO 

El socio de SRJM, Gustavo Grión, viene implementando este mismo sistema en su campo ubicado en San Pedro Norte (departamento Tulumba). Durante los últimos incendios, realizó de forma exitosa un cortafuego con los animales. “Comimos una parcela al 100% y el fuego se apagó solo. No hizo falta que vengan los bomberos. Cuando el fuego entró al campo, se frenó en ese lugar. Ahí está la prueba fehaciente de que el sistema funciona. Se nos quemó hasta donde habíamos hecho el control del pasto con los animales, donde lo comimos a fondo”, expresó a SRJM.

“LA GANADERÍA PUEDE SER EL PRIMER BOMBERO” 

Frente a los últimos incendios ocurridos en Córdoba, el  vocal de la SRJM, Alejandro Brandán, llamó a actualizar cuanto antes el Mapa de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos. Según el médico veterinario, en nuestra provincia existen varias zonas pintadas de rojo, donde el monte autóctono va cargándose de material combustible.

“A las vacas las llaman los bomberos naturales porque se comen ese material que se quema tan rápido. Pero la imposibilidad de ingresar hacienda a esas zonas rojas, hace que el fuego sea mucho más difícil de controlar”, concluyó.