CUALQUIERA SEA EL ORIGEN DE LOS ILÍCITOS, ÉSTOS DEBEN INVESTIGARSE Y PREVENIRSE

0
60

En el día de ayer, se confirmaron nuevos casos de vandalismo rural. Esta vez, los afectados fueron la cerealera Cargill, que sufrió la rotura de 20 silobolsas (la mayoría con maíz) y un productor de la provincia de Buenos Aires, que perdió 200 toneladas de sorgo para alimentación de hacienda. Así, el total nacional de silobolsas rotos asciende a 129 en lo que va del año.  

En medio de esta ola de inseguridad rural, el ministro de Agricultura de la Nación, Luis Basterra, habló de problemas entre privados y de que no hay evidencias de intencionalidad política. “Los conflictos son entre particulares, entre un productor y empleados y hasta con transportistas”, adujo. 

Desde SRJM repudiamos sus desacertadas declaraciones. Los dichos del señor ministro no hacen más que acrecentar nuestra desconfianza e incertidumbre. Cualquiera sea el origen de los ilícitos, éstos constituyen un delito. Por ende, el Estado tiene la responsabilidad de prevenirlos y sancionar a los delincuentes. 

Un delito no es más o menos importante porque tenga un tinte ideológico. Todo acto delictivo debe investigarse y esclarecerse. Si hay intencionalidad política o no, es un tema secundario. No hay que minimizar el asunto.  

Señor ministro: el Estado tiene una obligación indelegable que es la seguridad pública. Sin embargo, no vemos un repudio generalizado ni una voluntad explícita de atender nuestro reclamo. ¿Qué está esperando? ¿Qué nos defendamos a balazos como los jubilados? Pues no creemos que ése sea el camino.