«NO HAY CONFIANZA PORQUE NO HAN HECHO MEJOR NUESTRO PAÍS»

0
282

Los productores agrícolas y ganaderos somos una empresa privada en un sistema natural de 365 días de trabajo. En ésta, intervienen todos los sectores de la economía como un círculo virtuoso. En el mundo, los países con capacidad de economías regionales desarrolladas son las potencias y el futuro. Menos el nuestro, que a pesar del robo al que nos someten, perdemos oportunidades día tras día.

Nosotros estamos dispuestos a trabajar cada día apenas sale el sol, de ello depende el desarrollo de nuestras familias y las comunidades que integramos. Les pedimos nuevamente que nos dejen trabajar más y sin quitarnos ingresos por la venta de nuestros productos. Para ello, ya pagamos impuestos, que es de donde deben tomar recursos y ser eficientes en su administración. Reiteramos que no debe haber retenciones de ningún tipo, ni tipo de cambio diferencial en ningún sector.

Han mentido que iban a dar una solución a los más necesitados con este robo, que es costumbre. Acciones como intervenir el mercado, generar incertidumbre, sumar impuestos confiscatorios, limitar los negocios cerrando las exportaciones o timbear ofertas de venta por tiempo limitado, no dieron resultado alguno desde su creación.

¿Cómo no quieren que entendamos a nuestras bases y a tantos otros productores, cuando nos dicen que prefieren no vender y esperar? ¡Es el único recurso que tienen para proyectarse! Ya presenciaron la timba del dólar soja, escucharon que las retenciones eran temporales y ven a sus hijos irse de sus comunidades por menores condiciones de vida en busca de estabilidad y futuro.

En primera persona, el presidente de SRJM, Pablo Martínez, muestra su disconformidad y dice: “Como productor agropecuario, soy uno de cientos de miles que podemos afirmar que no han hecho mejor nuestro país con todo lo que nos han arrebatado hasta hoy. Por el contrario, nos han llevado a una vida irreal, dejando cada vez más pobres».

Para finalizar, agrega: “Como productor, invito a reflexionar a nuestras comunidades y no confiar el voto a ningún candidato de cualquier aspiración en la política local, provincial y nacional, que no integre en su propuesta la concreta eliminación de las retenciones y todo diferencial de cambio para cualquier sector. No les demos más crédito. Prefiero vender lo justo y necesario de mi producción hasta que veamos que trabajan realmente para una Argentina próspera desde sus potencialidades productivas genuinas”.