RETENCIONES CERO: SI LA RUEDA GIRA, EL BENEFICIO SERÁ PARA TODO EL PAÍS

0
31

Los derechos de exportación (DEX), un impuesto sin igual y aplicado sólo en esta parte del
planeta, han generado una trampa cíclica para la economía argentina. Las consecuencias nos siguen pegando, haciendo de su destino por décadas una caja a la mano de los
empobrecedores del país. Tan nocivo como lo advertimos y tan difícil ese desarme como lo
vivimos antes y ahora.
Pero, no debemos tener miedo al reconsiderar su eliminación con una propuesta concreta y
con un tiempo real de finalización. Pedimos eso y en contraparte ponemos la confianza en
quienes no tienen más que dar para el país, que el fruto de su propio riesgo. Una oportunidad que fue virtuosa hace años y el mundo nos la vuelve a dar. Ejemplo son nuestros vecinos que tienen cuchara y nosotros, aún discutimos, con tenedores en mano.
Pedimos a las nuevas autoridades y a todos los Diputados y Senadores en el Congreso, que
no bajen los brazos en este arduo trabajo que están haciendo, pero que no nos den la espalda cuando saben que vamos a estar ayudando junto a todas las economías regionales y los sectores productivos del país.
Reconsideren estos tributos nocivos y tramposamente manejados por años. Ajusten las cajas de la política y las empresas del estado, sus usos y destinos. Auditen profundamente que allí se fue y se seguirá yendo el mismo o más ingreso de divisas que podemos generar.
Esas exportaciones van a volver en mayores aportes al sistema tributario lógico y con
imposiciones que además de ser duplicadas en muchos casos son el acta de defunción de ese plus productivo que sería parte de la recuperación de este país.
Si nos ponemos quirúrgicos en el Informes de la Oficina de Presupuesto del Congreso, están detallados muchos de los escollos del desangre presupuestario del país, como los fondos fiduciarios y los gastos tributarios. Ajusten ahí y déjennos venderle al mundo nuestros granos, las proteínas animal y vegetal.
Que el cambio real también sea nuestro modelo. Esto último agilizará los mercados
internacionales, el ingreso de dólares y ese derrame incluya a todos los sectores y cada
comunidad, a los empresarios, emprendedores, comerciantes y empleados, de Ushuaia a la
Quiaca y de la cordillera a lo profundo de nuestro mar. La rueda debe girar y el beneficio ha de ser para todos los que queremos hacer próspero el futuro de nuestro suelo.