¿VAMOS A VOTAR O VAMOS A OLVIDAR?

0
134

Ya dijimos que, en época electoral todo vale, no es novedad. Menos con la filosofía destinada al sometimiento de la población, que ostenta el gobierno oficialista y todos los súbditos al servicio de su indiscutida sed de poder y gimnasia de corrupción.
Está claro, también, que buscan perpetuarse empobreciendo la Argentina al extremo, cerrándola al mundo, haciéndola insegura, mal educada, falta en salud, sin certeza de futuro, plagada de impuestos, con inflación récord y abandonada en su federalismo precursor. ¿Toleraríamos más motivos? Ellos sí y por eso creemos que no es casual.
Es así como la campaña suma una nueva sorpresa: el uso del INTA, entidad que se creó en 1956 para separar de la política de turno y, por consiguiente, de la política partidaria, su fin de “impulsar, vigorizar y coordinar el desarrollo de la investigación y extensión agropecuaria” del país.
Hoy vemos al Sr. Presidente de Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria -Mariano Garmendia- jugando el rol de “militante”, invitando al voto del candidato/ministro del 140% de inflación y de las soluciones que no aplica hace meses.
Es tan decepcionante ver que un funcionario sea usado para la campaña, en particular para una institución que hemos apoyado permanentemente, con profesionales prestigiosos de gran dedicación y sacrificados por nuestro campo. Su posición seguramente condiciona a muchos y atenta contra el libre pensamiento de otros.
El problema del abuso al que los exponen y los someten, se denota en esta feroz operación. Estas cosas son las que sigue llevando al borde del abismo con ojos tapados a tantos compatriotas. Tengamos memoria al momento de votar, que nuestra nación está patas para arriba.