NOS SIGUEN ENGAÑANDO A TODOS  

0
165

Aumento de dieta en plena pandemia y un déficit fiscal galopante, sumado a la decisión demagógica de donar el aumento que los mismos funcionarios aprobaron con justificaciones que parecen negar la crisis general imperante. 

Concurrimos a las mismas mentiras y acciones enfocadas en un objetivo que se choca contra la realidad, utilizado solo con estrategia electoralista como viene siendo hace años.  

La reciente aprobación del “dietazo” para el poder legislativo nacional, ampliamente rechazada por la sociedad y como mínimo incongruente en momento y gastos del aparato estatal, dinamita el esfuerzo de la escasa porción de la población productiva del momento.  

Ni hablar la demagógica decisión de donar ese aumento, emitida a fuerza de analizar el error cometido con el intento de que suceda sin advertencia. Invitamos a los mismos funcionarios que concretamente anulen el incremento que se (auto) otorgaron. 

En todo caso, si tuvieran un arrojo de generosidad y solidaridad, incluyan un porcentaje similar al propuesto y lo dispongan en donación pero en su sueldo anterior: como ejemplo de que la verdadera ayuda es la que sale de lo que se tiene y no de lo que sobra 

Más aún, sumando al análisis, el hecho de que son empleados del estado y funcionarios que responden al pueblo que representan, deberíamos esperar ver buenos resultados para justificar una solicitud de aumento. Así, la suba podría depender de aciertos de gestión, cosa que en los hechos no sucede 

Finalmente; dado el buen resultado de la recaudación impositiva generada desde quienes logran ingresos genuinos y tributan para sostener una administración pública en permanente default; deberían entonces proponer destinar más ayuda en fomento a las producciones que generan trabajo. Justamente de dónde podrán así obtener un reconocimiento a su labor parlamentaria que; por cierto, hace años es inmerecido.